El BLW o alimentación autorregulada por el bebé

Responsive image

01-10-2020 by Paula Recarey
El momento y la manera de introducir la alimentación complementaria en la dieta del bebé genera muchas dudas e incertidumbres, y resulta fundamental para su salud presente y futura.
 

En esto de la crianza es muy difícil encontrar consenso, especialmente cuando estamos intentando guiarnos por una crianza natural, respetuosa y con apego, que en muchas ocasiones choca con lo tradicionalmente establecido.

Ya hemos hablado en otras ocasiones sobre el colecho, el porteo, y otras prácticas que a nuestras madres y abuelas, o incluso a nuestro entorno más cercano, pueden parecerles completamente contraproducentes, o incluso una verdadera imprudencia, y sin embargo la evidencia demuestra que favorecen el desarrollo de la autoestima y el apego en nuestras niñas y niños.

El tema de la alimentación complementaria es otra fuente de conflicto, no solo en nuestro entorno familiar o de amistades, sino incluso en la consulta del pediatra. Y es que ni siquiera entre los profesionales sanitarios encontramos una postura común en esto de la maternidad y la crianza, que empieza en el mismo momento del parto.

Cuándo introducir nuevos alimentos

Como en todos los aspectos de la vida, lo primero que debemos hacer es informarnos todo lo que podamos para tomar una decisión coherente acerca de cuándo y cómo queremos introducir la alimentación a nuestro bebé, porque los consejos vendrán de todas partes.

En primer lugar, las recomendaciones tanto de la OMS como de la Asociación Española de Pediatría hablan de mantener la lactancia materna exclusiva, sin introducir ningún otro tipo de alimento o líquido, hasta los seis meses. En el caso de no estar dando el pecho, ya no hay consenso, sino que podría empezar a introducirse a partir de los cuatro meses "si el bebé da muestras de estar preparado".

Y la gran pregunta es… ¿cómo saber si el bebé está preparado? Queremos respetar en ritmo de maduración natural de cada niña o niño, y a los cuatro o seis meses no es fácil detectar esos signos. Precisamente el BLW nos puede ayudar mucho en ese proceso.

El método BLW

Esas siglas significan Baby Led Weaning, lo que viene a significar alimentación autorregulada por el bebé. Se trata de un método que va más allá de la alimentación, sino que pone el foco en fomentar la autonomía y el poder de decisión de nuestras hijas e hijos, respetando las fases de su desarrollo. Hoy voy a hacer solo una introducción.

Consiste en que, a partir de los seis meses, o mejor dicho, a partir del momento en que nuestro bebé se siente de manera segura y autónoma erguido en una trona, coloquemos a su alcance alimentos, variados y sanos, enteros, en trozos, formas y texturas que sean manejables para él, y dejemos que se los acerque libremente a la boca, sin intervenir.

Sí, como lo estás leyendo, este método implica olvidarse completamente de las papillas, ser consciente de que pasarán meses antes de que consiga comer realmente los alimentos que tiene delante, porque al principio jugará, estrujará, experimentará y probará a acertar su coordinación mano-boca más que comer realmente. Implicará que lo ensuciará todo, y a él mismo durante mucho tiempo.

Pero lo más importante, cultivará la confianza del bebé en sí mismo, y la tuya en él. Y le ofrecerá el regalo de probar y experimentar por sí mismo olores, sabores y colores de todo tipo de alimentos, desde el principio, lo que enriquecerá enormemente su paladar y beneficiará a su salud para toda la vida.