¿Recién pasada la barrera de los 50? Ejercítate sin miedo

Responsive image

07-10-2020 by Merce Rey 
Nunca es tarde para iniciarse en el deporte. Sumar años no puede convertirse en un obstáculo para el entrenamiento, sino que más bien debe ser una cuestión de motivación. No se trata de marcarse objetivos imposibles, hay que ir avanzando poco a poco y de forma constante para ir adaptando el cuerpo y la mente a la rutina deportiva. Y si esto lo haces en otoño, mejor que mejor, puesto que esta estación es la idónea para hacerlo. No hace demasiado frío ni calor, por lo que puedes combinar las actividades en el exterior con las interiores.
 

Realizar ejercicio físico no va ligado a una edad u otra, ya que es una actividad que te debe acompañar a lo largo de tu vida. Está claro que si no has hecho deporte nunca te costará más que si lo llevas practicando durante un tiempo. Pero no puede servirte de excusa para no adentrarte en este mundillo. Ganar en elasticidad y resistencia, fortalecer los huesos, liberar estrés, ejercitar todos los músculos y mejorar la circulación son algunos de sus beneficios. No se trata de construir castillos en el aire, hay que ir adaptando el cuerpo al deporte, pero con moderación y, sobre todo, con optimismo e ilusión.

Como ya anticipábamos anteriormente, el otoño es una época muy favorable para comenzar a ejercitarse porque no hace calor ni tampoco frío en exceso, las estampas que nos deja esta estación son dignas de admiración y se pueden establecer rutinas de ejercicio en casa y en el exterior. Así, estarás más motivada y te costará mucho menos.

Pasito a pasito

El senderismo puede ser una buena actividad para comenzar. Estarás en contacto con la naturaleza, disfrutarás con los paisajes que te brinda el otoño, respirarás aire fresco, liberarás tensiones y estrés, y lo más importante ejercitarás tus músculos, fortalecerás tus huesos y activarás tu circulación. Seguro que por donde vives hay un sinfín de rincones naturales por los que perderte y que incluso pasaban desapercibidos.

Pedalea entre naturaleza

Continuamos en el exterior, pero esta vez en vez de usar tus piernas te recomendamos que lo hagas a través de una bicicleta. Podrás estar en forma mientras te pierdes entre los paisajes otoños respirando aire puro. Recuerda pedalear con moderación e ir incrementando en intensidad a medida que pasan los días. Combínalo con pequeños descansos. No se trata de hacer todo en una misma jornada.

A buen ritmo

El baile también puede ser una buena idea para dejar atrás la rutina, desconectar tu mente y estar más ágil. Actividades como zumba, una práctica aeróbica que te ayudará a quemar calorías y mejorar la coordinación puede ser una opción a tener en cuenta mientras escuchas música de fondo. En Internet encontrarás un sinfín de recursos para iniciarte en ella.

Fortalécete desde casa

Disciplinas como pilates te ayudarán a mejorar la respiración, a combatir los dolores de espalda, a mejorar la flexibilidad, movilidad y fuerza. Para practicarlos tan solo necesitarás una silla, una banda elástica y un soporte en el que agarrarte. En el siguiente vídeo de MB pilates te explican paso a paso cómo realizar una tabla de ejercicios de pilates sin necesidad de salir de casa.