¿Cómo puede afectar el cambio de hora a nuestro sueño?

Responsive image

by Mirian Díaz
Así afecta a nuestras vidas el cambio horario, ¿cómo influye en nuestro sueño y cómo podemos solucionarlo?
 

Para entrar en el horario de invierno, tenemos que atrasar nuestros relojes una hora, algo que puede repercutir en nuestros ciclos de sueño debido a la nueva exposición solar a la que debemos hacer frente.

Algunas personas disfrutan mucho con el cambio de hora, pero para otras resulta un inconveniente al ver alterado su descanso. Y es que nuestro reloj biológico se ve perturbado, lo que acarrea consecuencias en el sueño nocturno.

¿Qué desventajas trae el cambio de hora a la hora de dormir?

Se ha demostrado que el organismo necesita unos días para adaptarse al nuevo horario. Mientras esto sucede, algunas personas tienen que hacer frente a algunos problemas de sueño con todo lo que eso conlleva al día siguiente: déficit de concentración, somnolencia, mal humor, etcétera.

Las personas que lo padecen suelen percibir un retraso a la hora de conciliar el sueño y no resulta tarea sencilla despertar a la hora señalada en el despertador. Lo peor de todo es que nuestros hábitos alimenticios se encuentran directamente relacionados con el estado de ánimo y la calidad del sueño.

¿Por qué afecta tanto a nuestro ritmo biológico?

El cuerpo humano posee su propio mecanismo biológico que hace que, más o menos, a la misma hora nos entre hambre o sueño. Sin embargo, el proceso encargado de regular el tiempo se ve alterado por ciertos factores externos como sucede con el cambio de horario.

Este mecanismo complejo está dotado de varios estímulos, así como información de fuera relacionada con la temperatura, el ruido o la luz. A través de estas señales, el cuerpo trata de adaptarse para sobrevivir bajo las mejores condiciones ambientales posibles.

Cuando se produce el cambio de horario, el cuerpo no tiene más remedio que emplear un nuevo horario para adaptarse a la nueva situación. Aunque hablamos de una sola hora, el tiempo de exposición al sol varía durante el día, lo que trastorna el reloj interno de nuestro cuerpo, que tardará un tiempo en reajustarse.

Al intentar adaptarnos al nuevo horario, los problemas aparecen. Ya hemos mencionado algunos de ellos: irritabilidad, bajo rendimiento en el día a día, falta de concentración, etcétera.

como-puede-afectar-el-cambio-de-hora-a-nuestro-sueno

A los niños también les afecta mucho el cambio de hora. Esto sucede porque tienen una rutina muy definida, más que los adultos, de ahí que su ciclo de sueño se vea más afectado. De cualquier forma, estamos hablando de un episodio temporal, pues solo necesitarán unos días para volver a la normalidad.

Recomendaciones para adaptarse al cambio de hora

Para facilitar este cambio y consecuente adaptación, lo ideal es dormir a oscuras y sin ruido. Además, resulta recomendable seguir manteniendo el horario de alimentación.

Si vemos que, tras unos días, aún nos cuesta conciliar el sueño, lo último que debemos hacer es obsesionarnos. Lo más probable es que nos lleve unos días más adaptarnos a esta nueva rutina, pero al final nuestro cuerpo lo hará.

La idea no consiste en dormir rápido ni pensar día tras día que tenemos un problema serio. Si continúa alargándose en el tiempo, podemos visitar a un especialista, aunque esto sucede muy pocas veces y menos aún por el cambio de horario. También es bueno contar con un buen colchón y unas mullidas sábanas que potencien el descanso y hagan más llevadera la transición.

Lo peor es hacer que cunda el pánico, cuando lo más probable es que en una semana, nuestro organismo se haya ajustado a los parámetros de su reloj interno para volver a su rutina habitual.