Y para cenar… unas ricas setas de temporada

Responsive image

15-10-2020 by Merce Rey     
Se trata de un alimento versátil que puede prepararse de múltiples formas, y tanto sirve de complemento de otros productos como de principal. En el campo y en el mercado podrás encontrar un sinfín de variantes: boletus, champiñón, portobello, shiitake, shimeji, níscalos, etc. Pero si no eres un experto en la materia, mejor no te aventures a recolectar las silvestres y menos a ingerirlas, no vaya a ser que salgas mal parado, puesto que algunos ejemplares por mucho que llamen tu atención pueden ser venenosos e incluso mortales.
 

Este comestible es bastante delicado, por lo que conviene lavarlo con cuidado para quitarle los restos de tierra con un paño húmedo y secarlo de inmediato con papel de cocina, evitando que se estropee y que pierda sabor. Ten cuidado porque se suele estropear fácilmente, así que es mejor que las conserves en la nevera antes de cocinarlas y si ves que no las vas a consumir en los próximos días, es mejor que las congeles. Por pequeño que parezca este producto, tiene vitaminas, proteínas y apenas tiene contenido graso.

Espaguetis de calabacín

Ingredientes:

  • 1 calabacín.
  • 250 g de champiñones.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen.
  • 1 guindilla (opcional).
  • Sal al gusto.

Elaboración:

Lava bien el calabacín y con ayuda de una mandolina o rallador córtalo en tiras finas como si de espaguetis se tratase. Resérvalo. Pica los dientes de ajo, lava los champiñones y córtalos en láminas. Después, coge una sartén y echa un chorrito de aceite, añade los dientes de ajo, los champiñones laminados para sofreírlos y la sal. A continuación, le toca el turno a las tiras de calabacín que tendrán que estar unos minutos al fuego. Una vez hechos, retíralos de la sartén para un plato.

Setas y huevo poché

Ingredientes:

  • 1 huevo fresco.
  • 300 g de setas variadas.
  • 2 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal al gusto.

Elaboración:

Pica los ajos en trocitos finos. Lava bien las setas y córtalas en láminas. Saltea los ajos con un chorrito de aceite en una sartén durante 4 minutos. Una vez que se doren un poco, echa las setas y déjalas 4 minutos más a fuego medio. Pasado ese tiempo, sírvelas en un plato. Prepara el huevo poché. En un cazo, con agua a punto de hervir añade el huevo (previamente cascado) y déjalo cocer durante 3 minutos. Para evitar que este se pegue, gira alrededor del mismo con una cuchara como si fueses a hacer un remolino. Lo retiras con cuidado ayudándote de una espumadera. Coloca el huevo encima del plato de setas. Esta receta la podrás adaptar a tus gustos incluyendo otros ingredientes como el jamón serrano bajo en sal, pollo, zanahoria, etc. En el siguiente vídeo encontrarás un ejemplo:

Crema de boletus

Ingredientes:

  • 500 g de boletus*.
  • 1 puerro.
  • 500 ml de agua.
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva virgen.
  • Queso parmesano (opcional).
  • Sal al gusto.

*puedes sustituirlo por la variedad que más te guste.

Elaboración:

Primero, lava el puerro y córtalo en pequeñas tiras. Pela los ajos y pícalos muy finitos. Limpia bien los boletus, córtalos y resérvalos. En una olla, añade un chorrito de aceite, incorpora el puerro y los ajos y saltéalos durante cinco minutos. Una vez que comience a dorarse, añade los boletus y la sal. Déjalos durante cinco minutos más. Ahora le toca el turno al agua y deberás dejarlos entre 15 y 20 minutos hasta que se lleve a ebullición. Una vez que los ingredientes estén tiernos puedes apagar el fuego. Tritura todo con una batidora hasta que obtengas la textura deseada. Si ves que queda muy espesa puedes añadir un poco más de agua. Espolvorea por encima el queso parmesano.