Plántale cara a la rutina deportiva con el boxeo indoor

Responsive image

by Merce Rey  
¿Te gustaría experimentar nuevas sensaciones mientras practicas un deporte diferente? ¿Siempre has tenido en mente hacer boxeo, pero nunca te has atrevido a dar el paso? Si has respondido de forma afirmativa a alguna de estas preguntas o a ambas, quizás es el momento de que rompas con los tópicos y hagas lo que realmente te apasiona: boxear. Despeja tu salón y conviértelo en un ring.
 

Celebrities como Pilar Rubio, Victoria Beckham, Adriana Lima o Elsa Pataky ya han caído en las redes de esta práctica deportiva, con la que mantenerse en forma corporal y mentalmente. Sus perfiles de Instagram se han hecho eco de su toma de contacto con los guantes de boxeo, en los que han compartido con sus fieles seguidores de que forma se ejercitan para conservar su figura gozando de buena salud.

plantale_cara_rutina_9532_20201019121246.png (600×400)

El boxeo, una disciplina que ha sido estigmatizada durante años y vista como una actividad violenta y relacionada con las clases sociales más marginadas, ha dado un giro de 360º para convertirse en un deporte apto para todos y todas. Con su entrenamiento y empeño podrás quemar calorías mientras das forma a tu silueta. Equípate de un kit punching ball o, si lo prefieres de unos buenos guantes y un saco de boxeo, y comienza a pelear. Ya verás como el resultado merecerá la pena: conseguirás mayor fuerza, agilidad y flexibilidad.

Step by step: paso a paso

Antes de subirte al improvisado ring que has tuneado en tu salón es preferible que practiques tu gancho al lado de un espejo de forma progresiva para mejorar lo que sería la técnica de boxeo antes de pasar a su ejecución. El primer paso sería que comenzases a dar puñetazos uno detrás de otro. Una vez que lleves a cabo el impacto, deberás volver a tu posición de inicio. Las piernas estarán ligeramente flexionadas, y uno de los pies debe estar adelantado con respecto al anterior. El pie que sobresalga tendrá que ser el contrario al brazo donde realices el golpe. Los puños tendrán que estar situados a la altura del mentón.

El siguiente ejercicio es similar al predecesor, pero en vez de realizar la acción desde delante, será desde abajo. Inicias con un brazo y continúas con el siguiente formando un arco hacia arriba. Al igual que para el caso anterior, mantén tus piernas ligeramente flexionadas.

Una vez que controles la técnica podrás ponerlo en práctica con tu punching ball o en tu saco de boxeo.

De los brazos a las piernas

Es el momento de fortalecer las piernas. Haz una patada al frente. Para ello, coloca un poco retrasado el pie con el que vayas a realizar el impacto, los puños tendrán que estar en alto. Levanta el pie elegido, flexiona la rodilla mientras la subes, estira la pierna y golpea.

A continuación, le toca el turno a la patada baja. La realizarás con la tibia tocando el saco para hacer frente a tu adversario imaginario. Flexiona un poco las rodillas y tras llevar a cabo el impacto vuelve a tu posición inicial hacia un giro sobre ti misma.

FOTO PRINCIPAL.: Foto de Thao Le Hoang on Unsplash