Happy Box, el bolso de Lanvin que toda fashionista querrá tener

Responsive image

by Marta Parareda
El bolso Happy Box de la firma de lujo Lanvin es uno de esos complementos que te cautivan desde el primer momento. Divertido y colorido, si eres una auténtica fashionista lo querrás tener sí o sí.
 

Inspirado en los envases de pastelería en la que se envuelven deliciosos pasteles y bombones, el bolso Happy no puede ser más dulce. Su forma geométrica seguro que te traerá recuerdos de la infancia y un poquito de nostalgia.

Obra de Bruno Sialelli, director creativo de Lanvin, Happy tiene ese toque retro que tanto nos fascina. Puedes llevarlo en la mano, como si de un postre se tratara, o en bandolera, gracias a la correa desmontable con ganchos metálicos que incorpora.

Al igual que el embalaje de cartón del que se inspira, Happy se puede plegar, como si de un juego de niños se tratara. Su forma geométrica y unos clips magnéticos permiten montarlo y desmontarlo a tu antojo, lo que permite guardarlo sin ocupar mucho espacio en tu armario. Lo harás fácilmente. No necesitas ser una manitas, ni mucho menos instrucciones.

happy-box-el-bolso-de-lanvin-que-toda-fashionista-querra-tener

Happy está realizado en piel de becerro y está disponible en cuatro colores, combinados con otros cuatro: blanco con azul Lanvin, rubí con rosa, verde esmeralda con blanco, y terracota con azul Lanvin. Uno de los colores es el tono del bolso, el otro es el del logo "Madre e hija" de Lanvin.

Historia de un logo

Un logo que tiene tras de sí una bonita historia. Representa a Jeanne Lanvin, creadora de la firma, junto a su estimada e idolatrada hija Marguerite. Ambas tenía una relación materno-filial tan especial que fue la fuente de inspiración de la mayoría de sus creaciones. En 1907, ambas acudieron a una fiesta de disfraces donde fueron fotografiadas mirándose con complicidad y cogiéndose de las manos. Años después, el ilustrador francés Paul Iribe dibujaría el famoso logo de la maison partiendo de esa fotografía y el diseñador Armand Rateau lo convertiría en el símbolo de la casa.

Un logo que se ha mantenido a lo largo de todos estos años, al igual que el famoso azul Lanvin. Un color exclusivo de la firma con el que se envuelven todos sus productos. Un azul creado a raíz de un viaje de Jeanne Lanvin a Florencia en el que quedó cautivada de los cielos de los cuadros de Fra Angélico.

happy-box-el-bolso-de-lanvin-que-toda-fashionista-querra-tener

Anécdotas aparte, el bolso Happy es uno de esos accesorios que aporta ese toque divertido que tantos veces necesita un buen look. Es coqueto, juguetón y práctico. Su pequeño tamaño es perfecto tanto para una cena elegante como para una tarde de compras. Un imprescindible para este otoño que no debería faltar si eres amante de las tendencias y de la moda.