Cómo preparar unas (riquísimas) croquetas saludables

Responsive image

by María Robert 
Con esta receta de croquetas de quinoa y atún no te tendrás que volver a privar de uno de los plato typical Spanish más versátiles y deliciosos
 

Como dice La Vecina Rubia, "no puedes gustarle a todo el mundo, no eres una croqueta". Porque, ¿quién no se chupa los dedos con estas delicias redondas tan perfectas? Son la auténtica tentación gastronómica.

Lo malo es que la receta tradicional, una porción de masa hecha con un picadillo de diversos ingredientes, ligada con bechamel, rebozada y frita, no es muy compatible con una alimentación saludable. Salvo de vez en cuando, claro.

Ahora bien, evitando freírlas y escogiendo bien los ingredientes con los que rellenarlas, puedes conseguir un riquísimo tentempié para comerte sin remordimientos. Por eso te traemos la mejor noticia que vas a ver hoy. Una receta de croquetas saludables, aptas para la gente fit.

Croquetas de quinoa y atún

Las Fit Happy Sisters (inciso: síguelas en Instagram, son unas auténticas gurús de la cocina saludable variada y deliciosa) son las creadoras de estas croquetas de quinoa y atún, es decir, altas en proteínas y con carbohidratos buenos. Además, están hechas al horno.

Ingredientes

100 g de quinoa cocida ( pesada en seco)

150 g de atún ( peso escurrido)

30 g de harina de avena o harina de trigo integral

1 huevo

20 g de pimiento cortado en cubitos y rehogado

1 cucharada de postre de orégano

1 cucharada sopera de cebolla en polvo

Sal marina o sal rosa al gusto

Preparación

En un bol grande, pon el huevo y bate bien. A continuación, agrega la quinoa y el atún hasta que estén bien integrados. Añade también el pimiento, las especias y la sal. Y por último, vierte la harina y mezcla bien.

Una vez lista la mezcla, coge una procesadora (licuadora o trituradora) para que se triture todo. Debería quedarte una pasta moldeable.

Después de este paso, humedécete un poco las manos con agua, y forma las croquetas una a una.

Coloca en una bandeja de horno, sobre una superficie anti adherente como una lámina de silicona o un papel vegetal. Ahora hornea a 170 grados durante unos 15 minutos.

Cuando estén casi listas, puedes pintarlas con clara de huevo batida, y cocinar unos minutos más, para que queden doraditas por fuera.

Y ahora, a presumir de receta con tu familia y amigos.