Cómo afrontar un (posible) nuevo confinamiento

Responsive image

by J. Lizcano
Con la sombra de un nuevo confinamiento domiciliario planeando en el ambiente y con los principales países de nuestro alrededor restringiendo cada vez más la movilidad y los horarios comerciales y de ocio, te proponemos una serie de aspectos a tener en cuenta por si se diera el caso de tener que encerrarnos de nuevo en casa.
 

El hecho de que varias localidades y Comunidades Autónomas hayan solicitado la opción de llevar a cabo un confinamiento de 15 días de su población está motivando que el runrún de un nuevo confinamiento a nivel estatal corra como la pólvora. Ante estación situación, la desazón de los ciudadanos va en aumento. Sobre todo, cuando se les cruza por la cabeza la idea de tener que volverse a encerrar en casa (en ocasiones, en hogares de pequeñas dimensiones), y abastecerse de papel higiénico y levadura.

Según los expertos, los ciudadanos ya han empezado a subjetivar esa posibilidad, es decir, a interiorizarla. Por lo que el posible escenario de un nuevo encierro provoca tres emociones bien diferenciadas: tristeza y cansancio; inhibición social y desconfianza en los demás; y, por último, rabia e irritabilidad por volver a una situación ya vivida y en la que no se aprecia la luz al final del túnel.

Eso sí, aunque te suene raro pensarlo, contamos con una ventaja. Y es que afrontamos algo que ya hemos vivido, que ya conocemos y para la que disponemos de herramientas (propias, adquiridas o emuladas), para solventar esta situación de la mejor manera posible. No hay una respuesta similar ni homogénea, puesto que cada persona "es un mundo" y cada uno afronta las dificultades y los retos de manera diferente, según su forma de vivir, su educación, su estilo de vida o cómo se maneja con las vicisitudes.

como-afrontar-un-posible-nuevo-confinamiento

Mantente activa y piensa en positivo

Los efectos negativos de la pandemia de la Covid-19 y el posterior confinamiento en casa, no solo tuvo repercusión sobre la economía. Un elevado número de personas sufrieron síntomas como ansiedad, depresión, apatía y estrés postraumático, ya que la salud mental se vio muy afectada debido a la falta de socialización y al no poder seguir la rutina habitual a la que estábamos acostumbrados. Sobre todo en un país mediterráneo como el nuestro, al que le gusta el contacto con los demás, las conversaciones con amigos o familia alrededor de unas cervezas y una buena comida, y el bullicio de la calle y la gente.

Por eso te mostramos algunas claves para afrontar esta situación (en caso de que se produjese):

  • Evita la sobreinformación, con ello reducirás tu estado de ansiedad.
  • Encuentra alguna distracción y ocupación que te guste: leer, escuchar música, tocar algún instrumento, cocinar, pintar mandalas, etc.
  • Practica ejercicio, mantente activa, tanto el cuerpo como la mente.
  • Ponte una rutina que se asemeje, todo lo posible, a tu día a día en situaciones de normalidad. Y, sobre todo, trata de cumplirla, no hagas las cosas por hacer.
  • Refuerza las relaciones sociales con tus seres queridos: ya sabes, echa mano de nuevo de las videollamadas y del aperitivo a través del móvil.
  • Busca información positiva y momentos que te transporten a aquellos en los que el estado de ánimo fue fantástico.