4 maneras de cocinar un huevo

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Los huevos son uno de los alimentos más versátiles y completos que tienes a tu disposición. Además, te pueden sacar de un apuro cuando no tengas nada más en la nevera. Más allá del huevo frito o la tortilla, te dejamos a continuación alguna que otra idea para cocinarlos.
 

Versátiles, pero también muy nutritivos. Además, preparar tantos platos como imaginación tengas es fácil y resultón. Los huevos son una gran fuente de proteínas y vitaminas –menos la C- y en casi todas sus preparaciones son muy digestivos. También son muy saciantes por lo que se convierten en un buen alimento para incluirlo en dietas enfocadas a perder grasa corporal.

Si quieres aprender a cocinar más allá de unos huevos revueltos o una tortilla, te enumeramos 4 maneras de cocinarlos igual de rápidas y fáciles.

Huevos cocotte

Estos se hacen a baño María, colocando las cazuelas en una bandeja de horno con agua caliente y cociéndolos durante siete minutos a 180 °C. Esta receta es originaria de Francia y puedes acompañarla con jamón cocido, queso, mantequilla, nata, sal y pimienta negra molida.

Huevos pasados por agua

Pon agua fría en un cazo junto con el huevo y una cucharada de vinagre. Lleva al fuego hasta que rompa hervor y retira. Coloca dentro de un vaso y deja reposar durante unos 6 minutos. Casca y disfruta, si quieres, con tiras de pan.

Huevos Benedictinos

Se ha convertido en uno de los platos estrella de los brunch de todo el mundo. Se trata de presentar dos mitades de un muffin inglés recubierto por bacon, un huevo escalfado y todo bañado con salsa holandesa.

4-maneras-de-cocinar-un-huevo

Huevos rellenos

Es un entrante muy fácil de preparar, ideal de entrante o aperitivo, y acepta el relleno que quieras: atún, pimientos, bonito, aguacate, anchoas… Cuecelos huevos para pelarlos una vez fríos. Abre por la mitad y saca todas las yemas con cuidado de no romper las claras. En un cuenco aparte pon las yemas, reservando una, el bonito muy bien escurrido, el pimiento morrón troceado, tres cucharadas de mayonesa y una pizca de sal. Mezcla muy bien y rellena cada mitad de huevo.