Practica el enoturismo: un viaje libre de masificaciones y de tradición vinícola

Responsive image

by Merce Rey 
Adéntrate en los entresijos de una bodega, descubre cómo se elabora el vino, recorre sus viñedos, empápate con su historia, disfruta de la naturaleza y del aire fresco, y, sobre todo, saborea su gastronomía y, por su puesto, sus vinos. Una forma de huir de las masas, apostar por el turismo de cercanía y por sus paisajes, y sin necesidad de salir de España.
 

El segundo domingo de noviembre se conmemora el Día Mundial del Enoturismo y a pesar de que este año su celebración ha estado marcada por el avance de la pandemia y las restricciones perimetrales de movilidad, continúa cogiendo impulso, puesto que ya son muchos los que se suman al turismo rural, en el que el tiempo se para y en el que la naturaleza nos regala sus estampas más hermosas. Y es aquí donde el turismo enológico o de vinos cada vez va ganando más adeptos, ya que es una manera diferente de conocer un lugar, su cultura, tradiciones, gastronomía, historia, etc. desde un punto de vista totalmente nuevo.

Existen diferentes maneras de practicar el enoturismo en España, visitar bodegas o viñedos, realizar alguna ruta estipulada del vino, acudir a alguna fiesta temática, en la que el vino sea el protagonista, participar en alguna cata, entre otras. Si visitas la web de la Asociación de Ciudades del Vino (ACEVIN) encontrarás información acerca de diferentes rutas vinícolas en nuestro país, así como los vinos característicos de la zona, localización geográfica, gastronomía, alojamiento u otra información de interés.

practica_enoturismo_viaje_9741_20201112123724.png (600×400)

Si eres más de visitar museos, no hay problema porque en nuestro país hay distribuidos una treintena de ellos por toda la geografía, pudiendo conocer así los entresijos vinícolas con todo lujo de detalles (visitas guiadas, material fotográfico, vídeos, exposiciones, etc.). En la página web de la Asociación de Museos del Vino de España podrás consultar uno a uno para conocer el lugar en el que se encuentran, lo que ofrecen y reservar.

Festividades vinícolas

En cuanto a fiestas ahí van algunas propuestas. En la época estival, Cambados, en Pontevedra (Galicia) se engalana para la ocasión para celebrar la Fiesta del Albariño, además de degustar sus caldos, podrás probar su gastronomía y bailar al ritmo de actuaciones musicales. Aunque también puedes conocer de cerca el proceso de pisada de la uva a través de la Fiesta de la Vendimia de Corella, en Navarra o adentrarte en la producción del Moscatel acudiendo a Alicante, a su Fiesta del Moscatel. Otra opción es desplazarte a la Rioja para disfrutar de Las Noches de San Lorenzo, en las que la cultura, el paisaje y el vino se dan la mano, recorriendo sus bodegas, degustando vinos, realizando visitas a lagares rupestres. Están son algunas propuestas, pero puedes consultar muchos más planes en la recopilación que ha llevado a cabo ACEVIN.

Bodegas de diseño

Existen algunas bodegas que no solo llaman la atención por el entorno que las rodea, en los que se puede agradar la vista con paisajes de ensueño, sino que también por su diseño arquitectónico. Es lo que ocurre con la de Codorníu, situada en Sant Sadurní d´Anoia en Barcelona y que cuenta con más de 450 años de historia, una joya modernista de la mano del arquitecto Josep Puig i Cadafalch. Destaca también la vanguardista Ysios, de Calatrava, en el enclave de la Rioja Alavesa, concretamente en Laguardia, en Álava, un conjunto arquitectónico que parece como si se integrase en el paisaje. En Gumiel de Izán, en Burgos, se encuentra Portia, una bodega diseñada por el estudio de arquitectura Foster & Partners, una fusión entre acero, madera, hormigón y vidrio, que da lugar a una estrella de tres puntas que parece como si naciese de la propia tierra.