"The Crown" convierte en tendencia el maquillaje atemporal de Lady Di

Responsive image

by Anna León 
La cuarta temporada de la serie de Netflix versiona los estilismos que lució la desaparecida princesa de Gales, de la mano de la joven actriz británica Emma Corrin
 

Con solo 24 años, Corrin ha asumido la responsabilidad de ponerse en la piel de un personaje que fue un icono de la moda, además de espejo en el que muchas mujeres se miraron en su momento, sobre todo durante la década de los 90. Fue entonces cuando la "princesa del pueblo", como la llegaron a llamar, inició un periodo de renacimiento personal, al mismo tiempo que su matrimonio con el príncipe Carlos se esfumaba. Lady Di dejaba atrás sus looks aniñados e inocentes de la década de los 80, y adoptaba estilimos más actuales que conjugaban vestidos de alta costura más cortos y escotados, con vaperos y deportivas de marca.

En el libro Hair by, el estilista Sam McKinght explica cómo se peinó a Diana de Gales para la ya célebre sesión de fotos que se publicaría en la revista Vogue, y también cómo se fraguó el corte de pelo que luciría poco después, más corto pero muy femenino, que un gran número de mujeres llegó a pedir en las peluquerías. Evidentemente, su maquillaje también cambió, como testimonio de esa nueva etapa personal que iniciaba. De la mano de la maquilladora Cristina Lobato hacemos un recorrido por la imagen de la desaparecida princesa que vuelve a ser actualidad gracias a la cuarta temporada de la serie "The Crown", de Netflix.

the-crown-convierte-en-tendencia-el-maquillaje-atemporal-de-lady-di

Una princesa "transgresora" en su momento

"Si analizamos con detenimiento cualquier fotografía de Lady Di, enseguida nos damos cuenta de lo transgresora que era", asegura Cristina Lobato, quien hace referencia al maquillaje natural, la piel desnuda sin miedo a esconder sus mejillas sonrosadas y el famoso delineado azul eléctrico que lucía en sus apariciones públicas. Para Lobato, Lady Di y Emma Corrin poseen el mismo tipo de piel, algo clave para el equipo de maquillaje de la serie, muy bien asesorado por quienes llegaron a maquillar a Diana. "La princesa de Gales seguía una rutina de belleza para tener una piel sana y equilibrada que conservara cierta luminosidad. De esta manera, evitaba tener que esconder su piel bajo capas de maquillaje. Por ello, vemos que en la serie apenas se utiliza base de maquillaje en la piel de Corrin. En los primeros episodios, donde vemos a una Diana más joven, se maquillan sus ojos de forma sutil con sombras nude y un ligero rubor rosado en las mejillas, prácticamente su tono natural de piel", explica.

the-crown-convierte-en-tendencia-el-maquillaje-atemporal-de-lady-di

El delineado azul que marcó una época

A medida que avanza la cuarta temporada de la serie, la belleza de Diana experimenta cambios, y empieza a lucir su famoso delineado azul en la línea de agua. "Nos adentramos de lleno en la década de los años 80. Todo el mundo sabe que ella lo usaba en aquellas situaciones en las que necesitaba empoderarse. Por lo tanto, este delineado está cargado de simbolismo", añade Lobato. La princesa de Gales aplicaba delineador de ojos y máscara de pestañas azul cuando se sentía vulnerable, pero a la vez era tremendamente atrevida: "No dudaba en maquillar sus pestañas con una máscara en su color favorito: el azul", apunta.

En cuanto al maquillaje de labios, la gama de color utilizada es muy amplia y varía de los tonos nude de los primeros capítulos, a otros más rosados y rojizos para los looks más transgresores.

Un maquillaje atemporal

Los estilismos de Emma Corrin en "The Crown" son "absolutamente fieles" al estilo de Diana cuando se llega a la década de los años 90, y guardan paralelismo con las tendencias actuales. Tendencias que apuestan por la belleza natural, sin grandes excentricidades, en opinión de la maquilladora. En esta fase, Corrin ya no lleva delineados azules, estos se cambian por tonos café suaves en la mirada. "La piel unificada de aspecto jugoso sigue siendo la gran protagonista, destacando el uso de bronceadores suaves que ayudan a crear dimensión al rostro, una técnica que seguimos utilizando hoy en día", concluye.