Descubre los cines más originales y atípicos que te puedas imaginar

Responsive image

by Merce Rey  
Si ya de por sí las salas de cine llaman la atención de cualquier amante cinematográfico, ya no digamos aquellas que saltan a la vista por su estilo decorativo, las comodidades que estas ofrecen, sus dimensiones o simplemente el entorno en el que se encuentran. Te invitamos a visitar las más curiosas a nivel mundial sin moverte de tu salón.
 

Toma asiento, elige un estreno o una película que te gustaría volver a visionar, ya sea porque sale algún actor u actriz que te apasiona, por la historia o el lugar en el que está ambientada, por los decorados o porque te trae buenos recuerdos. Ponte cómoda, hazte con un tentempié, a poder ser unas palomitas recién salidas del microondas, y déjate llevar por los diálogos, la iluminación, el sonido, los planos, los personajes, los silencios, los contrastes… En definitiva, por la creación audiovisual que tienes delante.

Ahora, imagina por un momento que puedes ver la proyección desde un cómodo sillón de cuero o de una inmensa cama de color rojo. Este es posible desde el Electric Cinema, situado en Portobello, concretamente en el barrio Notting Hill, de Londres. Abrió sus puertas en 1911 con más de 500 asientos en su interior, pero con el paso del tiempo se han sustituido por cómodos y confortables sofás de cuero rojo, con reposapiés y mesitas de noche con lámparas incorporadas, y en las filas iniciales se han introducido camas tapizadas en terciopelo también en ese color. Además, durante la película podrás elegir si quieres comer dulce o salado, y beber una cerveza, vino, café o té y hasta cócteles, ya que en su interior se alberga un bar. Con motivo de su 50 aniversario, Rob Sall, uno de los miembros originales del personal de este cine durante la década de 1970, preparó un espacio web en el que se pueden ver todo tipo de recuerdos: artículos, cartelería de la época, vídeos, imágenes, entre otros.

descubre_cines_originales_10503_20210304122449.png (600×400)

Cine exótico

Para conocer esta sala al aire libre rodeada de naturaleza tienes que desplazarte hasta la isla griega de Santorini y conocer de cerca el Open Air Cinema Karami. Este espacio fue inaugurado en 1987 y desde entonces cada noche proyecta a visitantes y residentes todo tipo de películas en un entorno idílico, con una gran pantalla y con una disposición que nos recuerda a los anfiteatros griegos. Mientras visionas la película en inglés subtitulada en griego podrás saborear un cóctel, cerveza y vino locales, refresco e incluso también helados.

De dimensiones reducidas

Un total de 63 butacas componen este espacio cinematográfico que dispone de una pantalla de 500 x 250 cm. Estamos hablando de Cinema Dei Piccoli, el cine más pequeño del mundo según el Libro Guinness de los Récords, su aspecto exterior nos recuerda a una casita de fin de semana. Se encuentra dentro del Parque de Villa Borghese, en Roma. En la cartelera se puede visionar, sobre todo, películas enfocadas al público infantil con talleres para colegios y visitas guiadas al museo.

En contacto con los Lumière

El Cinema Eden-Théâtre fue construido en el 1889 en la ciudad de La Ciotat, en Francia como un lugar polivalente en el que además de realizar representaciones teatrales también había espectáculos music hall y exhibiciones de boxeo. Considerado el cine más antiguo del mundo sirvió para que los hermanos Lumière mostrasen al público su talento y, ¿qué mejor escenario para hacerlo que el Eden-Théâtre? Entre las películas que se exhibieron se encontraba "La llegada de un tren a la estación de La Cicotat", que causó bastante impresión entre el público ya que a medida que este medio de transporte avanzaba en el film parecía que se iba a salir de la pantalla.

descubre_cines_originales_10503_20210304122210.png (600×400)

Tiempos modernos

Pero si de verdad quieres conocer el cine más moderno que existe tendrás desplazarte hasta Dubái, concretamente hasta Novo Cinemas. Una experiencia cinematográfica de otra dimensión con sonido envolvente, imágenes vibrantes y asientos especiales en los que poder sentir y experimentar olores en las salas Novo IMAX, mientras que en las Novo MX4D, la inmersión va más allá, y hay butacas con simuladores que se mueven al compás de la acción, con efectos especiales y con una dimensión de audio y vídeo superior.