6 súper mujeres inconformistas que han cambiado la sociedad

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Tal vez a estas alturas en muchas partes del mundo nos parecería impensable no poder ejercer la medicina, no poder llevar pantalones o sencillamente no poder opinar. Además, si pensamos en grandes referentes del feminismo, seguramente se te ocurran varios nombres. Sin embargo, la historia está plagada de historias de mujeres que en su época alcanzaron grandes logros que hacen que en muchas situaciones nuestra vida sea mejor de lo que fue para ellas. Algunas de ellas han pasado a la historia, pero hay otras menos conocidas, que han hecho una gran contribución, pero la historia aún no se lo ha reconocido.
 

Médicos, periodistas, diseñadoras de moda, activistas y matemáticas; hemos seleccionado las historias de 6 mujeres que se enfrentaron a todo y a todos por sus ideales.

Elena Masera--¡Papá, quiero ser médico!

Nacida en Tarragona en 1853, no eran estos buenos tiempos para escuchar a una mujer "papá, quiero ser médico". Pese a esto, fue la primera fémina en matricularse en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona en el curso 1872-73.

Aunque no tuvo que disfrazarse de hombre para entrar en la Facultad como le pasó a otras mujeres de su época porque asistir a clase no estaba prohibido. Sí que en su caso tuvo que pedir permiso al profesor quien se lo concedió con la condición de que se sentase a su lado y no con sus compañeros ocupara un sitio junto a él y no con el resto de sus compañeros hombres. Terminó Medicina en 1878, seis años después de matricularse. Cómo el título tardaba en llegar, comenzó a estudiar magisterio; una carrera que acabó y que finalmente sería su empleo, tras aprobar unas oposiciones. Tras pasar por la escuela de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), terminó en Mahón (Menorca), donde sería la profesora de la primera escuela pública de niñas de la localidad.

María Luz Morales—La periodista que firmaba como hombre

Esta periodista coruñesa que nació a finales del siglo XIX, empezó escribiendo en revistas como "El Hogar y la Moda", pero pronto comenzó a colaborar en La Vanguardia, en la sección de cine, aunque bajo un pseudónimo masculino, Felipe Centeno. Después decidió firmar con su propio nombre y pasó por varias secciones hasta que fue nombrada directora del periódico. Cuando acabó la guerra fue despedida e incluso encarcelada y tuvo que dejar la profesión durante la dictadura. Tras la caída del régimen, volvió a ser habilitada como periodista.

Margarita Salas, la científica española que asombró a Estados Unidos

Ha sido un referente indiscutible de la ciencia de este país, basta con echar un vistazo a parte de su curriculum. Bioquímica en la Real Academia de Ciencias y de la Lengua, presidenta de la Fundación Severo Ochoa y la primera española en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Buena parte de su vida profesional la pasó a la sombra de su marido, Eladio Viñuelas, científico como ella, pero ella siguió su carrera sin importarle su bajo reconocimiento. Cuando ganó el Premio Severo Ochoa de Investigación, Alberto Sols, que había dirigido su tesis, admitió que cuando llegó a su laboratorio para hacer el doctorado, decidió darle un tema de investigación menor para que no importara si no lo conseguía sacar.

Al final, le llegó la recompensa del reconocimiento y nunca dejó de apoyar a otras mujeres científicas como María Blasco o Marisol Soengas.

Mary Winston Jackson, la conquista de la NASA

Negra y mujer. Dos condiciones que dificultaron la vida profesional de esta ingeniera. Empezó como calculista en el Centro de Investigación de Langley, en Estados Unidos, y tras pasar por distintos cargos, consiguió un puesto junto al ingeniero que investigaba sobre el Túnel de Presión Supersónico, un túnel de viento usado para generar vientos dos veces mayor que la velocidad del sonido. Winston se graduó en Ingeniería, pero tuvo que pedir un permiso para asistir a clase ya que en aquel momento solo había escuelas para blancos. Llegó a ser la primera mujer negra ingeniera aeroespacial en la NASA.

Cocó Chanel--los pantalones son también para Ellas

Cocó Chanel fue una luchadora y lo hizo desde el lado de la moda. Creó los primeros pantalones para mujeres y en sus diseños mezclaba prendas de ropa masculinas con femeninas. Una apuesta por liberar a las mujeres de atuendos rígidos y pasados de moda. También acabó con los cortes de pelo clásicos y popularizó el pelo a lo `garçon´. Además, fue la primera mujer empresaria conocida de la historia: en 1910, abrió un taller donde cosía su propia colección de ropa.

Malala Yousafzai--la niña bloguera que ganó el Nobel de la Paz

Es una de las activistas más reconocidas. Apareció en escena cuando solo tenía 11 años al escribir un blog para la BBC, en el que contaba su vida bajo el dominio talibán. En 2012, un grupo de talibanes intentó asesinarla, pero afortunadamente solo resultó herida. Reconocida por la revista Time como una de las mujeres más influyentes del mundo, en 2014, con solo 17 años, ganó el premio Nobel de la Paz, lo que la convertiría en la ganadora más joven de este premio.