Cómo detectar a los infieles virtuales, la deslealtad de moda

Responsive image

by Mirian Díaz
En el mundo moderno ha aparecido otro tipo de infidelidad basada en las redes e internet, pero ¿cómo podemos detectar a los infieles virtuales?
 

Las relaciones son bastante complicadas. Además, no contamos con ningún manual de instrucciones para saber cómo afrontar ciertas circunstancias. La tecnología ha invadido nuestras vidas y las relaciones virtuales han hecho acto de presencia, lo que puede significar un apoyo si nuestra relación real está fallando o si el transcurso del tiempo ha derivado en una dejadez o falta de interés.

Muchas personas consideran que las aventuras virtuales no se pueden considerar una deslealtad. En realidad, en este tipo de relaciones no existe contacto físico y tampoco se establecen comunicaciones cara a cara. Sin embargo, los chats y las cámaras están presentes y pueden hacer mucho daño.

¿Hablamos de infidelidad?

La aparición de internet y las redes sociales cambió nuestra percepción sobre el concepto de infidelidad. Para que haya deslealtad debe existir una relación física entre la persona infiel y su nueva pareja romántica, o al menos así ha funcionado siempre. Sin embargo, actualmente las miradas cómplices, las sonrisas y los caricias de las personas han sido sustituidos por mensajes furtivos, algunos "me gusta" e imágenes que pueden ser eliminadas en cuestión de segundos.

Los coqueteos digitales que se hacen a espaldas de la pareja son un signo evidente de deslealtad. Sin embargo, la infidelidad virtual puede llegar cuando ya se ha desarrollado un vínculo más emocional con alguien que no es tu pareja. Aunque no exista una relación física, el uso de las redes sociales y los correos electrónicos pueden potenciar una aventura en línea sin apenas darnos cuenta.

Para muchas personas, el engaño consiste en una relación sexual extramatrimonial. De ese modo si no existe acto genital de por medio, no hay infidelidad. Ahora bien, ¿qué ocurre con las fantasías sexuales? En realidad, en nuestro mundo avanzado existen multitud de comportamientos que constituyen un engaño en toda regla.

No tiene que existir necesariamente un encuentro sexual para sentirnos dolidos con nuestra pareja. La conexión emocional con otra persona puede causar incluso más dolor. Enviar fotos íntimas o mensajes de texto subidos de tono producen excitación y deseo sexual, y, aunque pueda parecer confuso, lo cierto es que el otro miembro de la pareja se queda excluido del juego.

Las señales delatadoras del infiel digital

Mentir, esa es una de las señales de infidelidad más delatadoras. Cuando la persona se presenta a otra diciendo que es soltero, cuando se evita mencionar en todo momento a la pareja o cuando se vuelve a hablar en las redes con una pareja del pasado, estamos dando lugar a micro engaños virtuales.

Existen multitud de señales claras que delatan al infiel virtual. Una de ellas consiste en pasar bastante tiempo en línea sin dejar que la pareja le interrumpa, aunque también está el hecho de borrar historiales de búsqueda o mensajes o ponerse nervioso/a cada vez que la pareja se acerca.

Analizar el comportamiento de nuestra pareja es clave para saber si está ocultando algo o si desea mantener una relación en secreto. Alejarse también puede ser una actitud delatora. En estos casos puede suceder que la persona en cuestión tarde en irse a la cama o se levante en mitad de la noche.

De todas formas, para establecer los límites y definir claramente lo que supone un comportamiento inapropiado, nada mejor que mantener una comunicación activa entre la pareja. En realidad, el problema real de esta actitud virtual refleja un problema más importante, la infelicidad o falta de ilusión en la relación, algo de lo que hay que hablar detenidamente.